CONSERVACIÓN Y RESTAURACIÓN


CONSERVACIÓN:

En este aspecto por demás interesante en el estudio de documentos, resulta significativo aclarar que la conservación del mismo, en general depende de diversos factores, vinculados al método de archivo al que estuvo afectado.

Si estuvo expuesto a  agentes atmosféricos como por ejemplo la humedad, o bien a la luz solar, los daños sobre el documento serán diferentes, dependiendo además la magnitud del daño, del tiempo de exposición.
En algunos casos, durante su archivo, el documento pudo haber estado en contacto con otros que estuvieran contaminados con substancias químicas que funcionan como reactivos y en consecuencia,  podrían alterar por ejemplo, la tinta con que el primero fue inscripto.
En general, el deterioro natural de un documento por el paso del tiempo, se encuentra acelerado por los agentes físicos y/o químicos a los que estuvo expuesto y por su manipulación  descuidada, que puede producir pliegues, dobleces y roturas perimetrales, entre otros daños.

A menudo se advierten alteraciones en la masa del papel, modificando su textura y tonalidad; en cuanto a las tintas, en el caso de las ferrogalotánicas  se observan  anomalías  en su  intensidad cromática debido a su oxidación,  llegando incluso a virar de color.

Cada documento es un ejemplar único y de allí la importancia de conocer cuál es el método adecuado para su mejor conservación conforme sus características constitutivas. Por ello, lo invitamos a que se asesore.

 

RESTAURACIÓN:

La restauración de un documento tiene por fin esencial prolongar su existencia a través del tiempo..

Por ello, previamente a iniciar su restauración, el documento debe ser sometido a una evaluación técnica para estimar el nivel de riesgos al que será  expuesto con motivo de dicha práctica; pues se busca priorizar el criterio de la “intervención mínima”.

Paso seguido, debe analizarse el documento en cuanto a todos sus elementos constitutivos para determinar cuál será el mejor método a utilizar y qué materiales se emplearán en cada etapa del proceso. Así se intenta evitar modificar la integridad del mismo, respetando el original tanto como sea posible en la búsqueda de la reversibilidad.

Existen algunos casos en los que para revelar sectores borrados  pueden utilizarse métodos seguros, es decir, sin riesgo alguno para el documento pues se basan en análisis fotográficos mediante el empleo de filtros especiales o películas con determinada sensibilidad que ofrecen contrastes ópticos, los cuales delatan imágenes no visibles a observación directa.

Otro caso es la Restauración de Imágenes, que se encuentran por ejemplo borrosas o descoloridas.
Contamos también para ello con Técnicas Gráficas mediante la utilización de computadora, que permiten efectuar un tratamiento específico combinando variaciones de colores, contraste, brillo, incluso ajustando los mismos por sectores, permitiendo así obtener como resultado una reproducción  más clara o más nítida que la original para una mejor percepción humana.
En general  este procedimiento suele combinarse con un tratamiento manual previo y se efectúa siempre sobre una copia, por lo que también resulta en una  técnica  que intenta preservar la integridad del documento.

Este tipo de trabajo minucioso y delicado  sólo debe encomendarse a expertos.
En consecuencia le sugerimos que nos consulte y que tenga especial cuidado con la manipulación de la documental a restaurar  hasta tanto nos sea exhibida.

 

 

 

item

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

item

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

item